Por qué no todos los alimentos del supermercado son sanos pero sí seguros

En varias ocasiones me ha llegado la pregunta de por qué decimos que un alimento es seguro cuando a veces no es todo lo sano que debería. En los últimos meses se ha puesto el foco en el azúcar, aceite de palma y demás componentes que, aunque son seguros, en determinadas proporciones no son saludables.

Según la definición de la FAO la Seguridad Alimentaria es lo siguiente: “La seguridad alimentaria se da cuando todas las personas tienen acceso físico, social y económico permanente a alimentos seguros, nutritivos y en cantidad suficiente para satisfacer sus requerimientos nutricionales y preferencias alimentarias, y así poder llevar una vida activa y saludable.”

Cuando hablamos de seguridad alimentaria nos referimos a que un alimento no plantea ningún riesgo para la salud del consumidor, nos encontramos con riesgos microbiológicos si posee una carga de microorganismos suficiente como para causar una enfermedad; la presencia de contaminación, ya sea ambiental, en la planta de procesado o incluso en casa son otros criterios a tener en cuenta para declarar a un alimento seguro o no.

Como dato: la mayoría de intoxicaciones alimentarias que ocurren en casa se deben a la mala manipulación que hacemos de los alimentos. Otro riesgo es la presencia de elementos extraños en los alimentos; por ejemplo: un trozo de vidrio en una sopa, este alimento presenta un problema de seguridad y no puede comercializarse.

En muchos países en desarrollo y en los que hay altas tasas de pobreza se da el hecho de tener una “inseguridad alimentaria crónica“, lo que esto nos indica es que hay pocos alimentos seguros en su red de alimentación sumado a que no llega el suficiente alimento a la gente, lo que genera un círculo vicioso negativo en el que la población no está nutrida y, además, su salud se encuentra en peligro al no disponer de alimentos seguros.


Si te gusta nuestro contenido, síguenos para tenerlo de manera rápida y ayúdanos a crecer.


Cuando hablamos de que un alimento es sano o no ya no hablamos de seguridad alimentaria, sino de Calidad Nutricional.

La Calidad Nutricional es la capacidad que tiene un alimento para suplir las necesidades de energía y nutrientes de un organismo. La Calidad Nutricional de los alimentos dependen de si pueden suplir necesidades específicas, del lugar que va a ocupar el alimento en nuestra alimentación diaria, junto a qué los consumimos y de la manera que los consumimos.

Entonces, ¿un alimento puede ser seguro y a la vez tener baja calidad nutricional? Sí, al igual que un alimento altamente nutritivo puede ser totalmente inseguro.

Por ejemplo: Una manzana, brillante y recién puesta en el lineal del supermercado es un alimento seguro y nutritivo. Si esta manzana tiene dentro un cristal deja de ser segura aunque siga siendo nutritiva, por tanto no se puede comercializar. Si cogemos la manzana y la bañamos en caramelo esta sigue siendo totalmente segura para ser vendida y consumida, pero ha perdido su calidad nutricional porque ahora tiene una gran cantidad de azúcar añadido, que es diferente al azúcar que hay presente de manera natural en todos los alimentos y que es sano.

Puedes ayudar al blog compartiendo esta entrada.

Deja un comentario