Carta abierta de un científico a quienes nos gobiernan.

Estos últimos días ha habido un gran revuelo en la comunidad científica de todo el mundo, en especial en la de Estados Unidos, y que nos afecta a todos.

El hecho de que el señor Trump, flamante presidente de Estados Unidos, haya decidido eliminar todo rastro científico que prueba el Cambio Climático, como los Tweets de Badlands National Park (fuente), ha puesto en alerta a toda la comunidad ante el devenir que puede tomar su política en temas científicos, y que poco a poco está haciendo ver.

170124180426-badlands-twitter-exlarge-169
Tweets eliminados al poco tiempo de ser publicados y que dan datos sobre la concentración de CO2 en el ambiente antes y después de la Revolución Industrial.

Poco después ha ordenado que la web de la EPA, la Agencia de Protección Ambiental, elimine todo rastro y la sección dedicada a ello. Al parecer se están congelando becas, proyectos y fondos destinados a todo este tipo de investigaciones y prohibiendo que los científicos difundan el conocimiento a través de redes, congresos, charlas, etc. La directora del Texas Tech University Climate Science Center, Katharine Hayhoe, está haciendo recopilación en su perfil de Twitter de todo lo que está ocurriendo entre los compañeros de profesión.

Ahora me gustaría expresar mi humilde opinión como científico y persona que directamente (en realidad lo somos todos) se ve afectado por estas medidas.

La ciencia es necesaria para el normal funcionamiento y el desarrollo de la sociedad, sin ciencia no hay avance, porque el principal objetivo que tenemos es el de ayudar a la población a ir a mejor, nuevos medicamentos, nuevos métodos para detectar contaminación, nuevos materiales, soluciones para mejorar calidad de vida, lo que sea, hasta un simple lápiz en su día fue un gran desarrollo.

Negar la evidencia de que el Cambio Climático existe es de ser una persona muy poco objetiva inteligente, la ciencia se basa en hechos y esos hechos no se pueden cambiar, seas quien seas o te gusten más o menos, esto no es una creencia, son datos. Los científicos tenemos la obligación de divulgar nuestro conocimiento hacia la sociedad, algo que nos encanta porque es nuestro trabajo y lo que debemos hacer, ayudar, y este señor se ha empeñado en ponerles a todos una venda en la boca, ‘si no se escucha es que no existe’ debe pensar.

Congelar becas, fondos y las investigaciones es un auténtico suicidio, y lo peor es que ese suicidio nos puede costar a todos muy caro, porque esto es un problema global. Estados Unidos aporta grandes cantidades de dinero, infraestructuras y personal, así como datos y resultados en todos los campos científicos. En materia de contaminación y Cambio Climático ese país es una pieza clave, y por muchos recursos que podamos tener en Europa y el resto del mundo (que no son suficientes ni siquiera ahora), sin ellos no se puede hacer nada.

Nos encontramos ante la situación de no saber qué puede pasar de aquí en adelante y cómo va a afectarnos a todos, lo único que puedo decir por mi parte es que la ciencia no es política, los datos y los hechos no entienden de partidos ni de idearios, sólo son datos. Por tanto, una ideología personal no debe sentenciar el futuro y el devenir de toda la población, porque lo que hablo en este caso de Estados Unidos se puede aplicar a este mismo país.

Así que por favor, gobernantes, déjennos trabajar e intentar hacer de este planeta un lugar un poquito mejor.

Deja un comentario