El aceite que tiras por el fregadero te cuesta dinero

Has terminado de cocinar, te dispones a limpiar las sartenes y tiras el aceite por el fregadero de casa, esto es un gran error. El aceite que se ha usado para cocinas (o cualquier otro) no se debe echar a las canalizaciones de aguas.

Los problemas que conlleva el tirar estos aceites donde no se debe son numerosos, empezando por nuestra propia casa y terminando en el medio ambiente. El aceite que echamos por los fregaderos se acumula en las tuberías de agua, siendo un reclamo para que grupos de bacterias crezcan en estas acumulaciones, además de insectos y otros animales de pequeño tamaño, provocando inicialmente olores y hasta puede causar problemas de salubridad.


Si te gusta nuestro contenido, síguenos para tenerlo de manera rápida y ayúdanos a crecer.


Cuando estos aceites entran en las aguas de desecho van recolectadas hacia las plantas de tratamiento de aguas residuales (EDAR), en estas plantas se encuentra el problema de que eliminar estas grasas en suspensión es sumamente difícil, provoca atascos y afecta al funcionamiento de los reactores biológicos que se encargan de limpiar el agua y posteriormente en los tanques donde esta materia pasa a transformarse en gases de combustión, resultando en una pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo, es decir, tirar aceite por el fregadero también te cuesta dinero.

El aceite usado contiene una gran cantidad de compuestos químicos que se denominan contaminantes al haber estado sometido a altas temperaturas durante el cocinado. Hablamos de acrilamida, ésteres glicílicos, hidrocarburos policíclicos aromáticos y otros muchos compuestos derivados tanto de los aceites como de los alimentos que cocinamos.

Estos compuestos van a llegar a contaminar el medio ambiente por mucho que queramos evitarlos en plantas de tratamiento, los vertidos de aguas siguen a la orden del día. Son persistentes en el medio ambiente, muy difíciles de eliminar y entran en la cadena alimentaria, ya que contamina tanto al medio como a los que lo habitan, animales y plantas.

Incluso algunas ciudades están teniendo problemas de atascos en sus conducciones de aguas por el problema de acumulación de grasas en el subterráneo. Lo recomendable y que debemos hacer es acumular el aceite en tarros (de cristal a poder ser) y depositarlos en los puntos de recogida de aceite, también podemos seguir el consejo de nuestros mayores y hacer jabón casero con este aceite, es una manera de convertir un residuo en algo útil.

Deja un comentario